Eliminar contactos en Linkedin, mi nuevo experimento

eliminar contactos en Linkedin

Cómo pasé de 2500 y pico contactos a apenas 1900 en menos de una semana.

Eliminar contactos de Linkedin es algo que siempre he practicado. De vez en cuando pegaba un repaso y eliminaba unos cuantos pero nada exagerado.

Esta vez me he liado la manta a la cabeza. Lo admito. Parezco un ratón pulsando el botón a cambio de placer. Me confieso culpable.

Aún así todo esto tiene un porqué. Empieza con las cosas que me gustan. Por ejemplo me gusta cuando alguien me cuenta sobre lo que hace y que se ha encontrado con un obstáculo. Me gusta pensar de qué manera puedo ayudar y no. No ofrezco mis servicios. La mayoría de las veces suelo acabar con un “llama aquí y dile que vas de mi parte” o un “mira, de eso no entiendo más allá de mi propia experiencia contratándolo. Si quieres pásame las ofertas que te lleguen y las estudiamos juntos para ver qué te están ofreciendo”. Cuando me dicen que me describa, colaborativa es un adjetivo que siempre aparece.

Agenda Cápsula

Hace tiempo que va rodando por internet el concepto de “Armario Cápsula”. La idea es crear un guardarropa con treinta cosas y debe incluir no solo ropa, sino complementos, joyas y zapatos. Treinta. Tengo dos hijas que ensucian ropa como elfos dando mandobles de espada en el Abismo de Helm. Cargarme mi armario y reducirlo a la mínima expresión es un alivio mental.

¿Funcionaría eso con mis contactos en Linkedin? Puede que sí. Quién sabe, a lo mejor estás ante una nueva estrategia: la Agenda Cápsula. ¿Exagero? Puede que no…

Principio de Pareto

Y dice… “describe el fenómeno estadístico por el que en cualquier población que contribuye a un efecto común, es una proporción pequeña la que contribuye a la mayor parte del efecto”.

Solo lo he aplicado en temas de gestión del tiempo y productividad. Pero un día, fregando platos (que es como se me ilumina la bombilla) tuve una revelación: ¿y si el hecho de que mis dos mil y pico contactos sean unos vagos en Linkedin esté relacionado con eso? ¿Y si de los 2500 y pico solo el 20% (o sea 500 y algo) son los que de verdad me ayudan a crecer?

Quejas habituales en Linkedin

He pasado de entrar a la plataforma y sentirme una consumidora pasiva de fotos con frases de Coelho a una consumidora pasiva de contenidos sobre cómo optimizar tus publicaciones en Linkedin. Luego vinieron los vídeos, los pdf’s y las presentaciones. Todo eso hizo sonar una alarma en mi cabeza el año pasado. Intuición femenina lo llaman…

Que si hay que publicar a tal y tal hora, que si mejor poco al día, que si mejor mucho cada día (era mi estrategia), que si mejor comentar más y publicar menos, que si usa esta herramienta que visita los perfiles en segundo plano pero no abuses que Linkedin se enfada… A ver, que hasta yo he publicado cosas de esas. No se salva ni dios aquí.

Total, que como tengo pelazo y cerebro debajo (como dice La Vecina Rubia) me puse a pensar (fregando platos otra vez, qué vergüenza de feminista…)[esto último era un chiste para reírme de mi misma, que todo hay que explicarlo…]

Lo queremos todo.

Exactamente queremos:

  • Que acepten nuestras invitaciones por ser quienes somos. Lo de mandar invitaciones personalizadas es de perdedores.
  • Que los 2000 y pico contactos que tenemos vean todas y cada una de nuestras actualizaciones.
  • Que a los 2000 y pico contactos que tenemos lo flipen con nuestras publicaciones y chillen como adolescentes en un concierto.
  • Que cuando le digamos a un contacto “esto es lo que vendo” nos conteste “cuarto y mitad, sin descuento y de por vida”.
  • Que cuando pidamos que nos presenten a alguien nos digan “te espera tal día a tal hora y que también le pongas cuarto y mitad, sin rappels y de por vida”.

Vale, convendremos todos que esto no es realista. Por esto es que considero que Linkedin se ha vuelto una caricatura de lo que fue en un principio. Y grotesca. Mucho.

El experimento.

Todo lo anterior me ha empujado a realizar mi propio experimento. Tengo una hipótesis que es que cuanto menor sea tu red, más eficaz. Por supuesto si has elegido cuidadosamente a tus contactos. ¿Qué considero eficacia?

  • Que cuando preguntes por algo concreto, si no saben la respuesta al menos que te digan dónde puedes hallarla.
  • Que cuando preguntes si te pueden presentar a alguien la respuesta no sea “uy, que va, no conozco a esa persona, sí, somos contactos pero jamás nos hemos presentado y ni mucho menos hablado…”
  • Que cuándo pidas ayuda a tu red, enseguida estén difundiendo el tema entre las personas que consideren que pueden ayudarte.

Como decía mi abuela “pides más que un cura pero das menos que Hacienda”. Por tanto ¿qué ofrezco a cambio?

  • Apoyarte en lo que precises.
  • Encontrar aquello que buscas.
  • Pasarte cosas que creo son de tu interés en base a las conversaciones que hemos tenido.
  • Darte mi opinión sobre tal servicio, contenido o contacto (en base a mi experiencia personal y profesional)

Y todo esto ¿por qué voy a hacerlo? Porque espero vender. Espero que te conviertas en mi prescriptora o prescriptor, de la misma manera que yo me convertiré en prescriptora del resto de mis contactos.

Me toca un pie el alcance, las recomendaciones o el número de contactos. Quiero, como tú, “business”, negocio, ventas… Para todo lo demás tengo el Facebook y el Instagram.

Pasos a seguir.

Primero de todo eliminar contactos. Criterios para darle a eliminar contactos en Linkedin y dejar de seguirlos:

  • No me envió una invitación personalizada.
  • En su perfil no puedo ver qué publica (ya sea porque no publica o porque lo tiene configurado para no mostrarlo) [Sólo falta que se queje de que no tiene alcance…]
  • Le envié un mensaje (para presentarme después de recibir SU invitación) y jamás me contestó.
  • Le envié un mensaje (después de recibir su invitación personalizada donde hablaba de unas sinergias impresionantes) y nunca más se supo.
  • Le envié un mensaje preguntando algo y aún sigo esperando respuesta. Aquí debo entonar mea culpa, porque repasando conversaciones he descubierto a personas a las que dejé más colgadas que un jamón serrano, pero tampoco parece que les afectase demasiado…)
  • Después de visitar su perfil tengo claro que no tenemos nada en común y que las sinergias son inexistentes.

Si cumple uno o varios requisitos, entonces botón eliminar y botón dejar de seguir.

Segundo, ir viendo cómo evoluciona mi SSI (Social Media Index durante el proceso). Sorpresas me ha dado… (y no es la que te esperas)

Tercero, comprobar el alcance de mis publicaciones semana a semana (otra cosa que me ha sorprendido)

En el próximo episodio de “Eliminando contactos en Linkedin”…

Me voy a cargar un par de mitos como el de “¿cómo vas a eliminar contactos en Linkedin? ¡puede llevarte a otras personas!”, “Todo contacto es bueno si tiene más de 500”, “para el alcance publica como loco y ya llegará todo” y similares.

Te lo recomiendo si estás hasta el gorro de hacer lo mismo que hace todo el mundo y no ves resultados. No te los garantizo haciendo lo mismo que yo, pero unas risas te las vas a echar.

Aviso

Para la creación de este artículo ningún contacto ha sufrido daños ni físicos ni psíquicos. Hasta el momento el cielo no ha caído sobre la cabeza de la autora. Sigue su vida como si tal cosa.

Mapi Báez
Mapi Baez y punto. Enamorada de la vida, la familia, las amistades y de la gente con mi mismo desorden mental. Community Manager estrategiando en medios sociales. Proyecto tu negocio hacia tu cliente nicho con contenidos que generen complicidad y conversación, pues es a través de la confianza con la que se consigue cerrar las ventas. Hagamos que la gente se enamore de tu marca.
Share
This